SAN PEDRO CLAVER
Defensor de los Derechos Humanos

Su nacimiento

Pedro Claver nace en Verd??, Espa??a, el 26 de junio de 1580, en los albores de la Compa????a de Jes??s.

Estando ya en Barcelona a donde hab??a ido para realizar sus estudios, tiene contacto con los padres de la orden reci??n fundada por Ignacio de Loyola. Ya por aquel entonces los jesuitas se extend??an por todas partes dedicados a la educaci??n de la juventud y a la propagaci??n de la Fe.

En la Compa????a de Jes??s

Entra al noviciado en Tarragona en 1602, cuando ten??a 22 a??os.?? All?? comienza a descubrir lo que significa conocer a Jesucristo, para mejor amarlo y seguirlo.

Durante este per??odo, como era de costumbre hacerlo, Pedro fue en peregrinaci??n a Monserrate a orar ante la imagen de la Virgen Morena, patrona de Catalu??a. Debi?? de tener presente que ante esta misma imagen, el caballero Ignacio de Loyola hab??a hecho su vela de armas, cuando se entreg?? a Dios y empezaba a gestarse la Compa????a de Jes??s bajo la protecci??n de Nuestra Se??ora.

Despu??s del noviciado prosigue sus estudios en Palma de Mallorca.?? Es all?? en donde encuentra al Hermano Jesuita Alonso Rodr??guez, reconocido por su condici??n de santo. Tal vez en sus di??logos con este compa??ero mayor, Pedro Claver fue madurando la decisi??n de ir a las misiones del Nuevo Mundo y as?? lo demand?? a sus superiores al terminar sus estudios de filosof??a.

De regreso a Barcelona prosigue sus estudios, esta vez, de Teolog??a. No ha pasado mucho tiempo cuando recibe la orden de viajar a la reci??n creada Provincia del Nuevo Reino de Granada, es decir, Colombia. En el ajetreo de Sevilla, ciudad de m??ltiples facetas, Pedro esper?? para poderse embarcar en el a??o de 1610, ??a los treinta a??os.

En Cartagena

En Cartagena lleg?? al estrecho colegio de la Compa????a, con apenas seis a??os de fundado. Todav??a no es el colegio en el que se encuentra actualmente el claustro de San Pedro Claver. ??Lo que si es importante es que all?? se encuentra con otro Alonso, esta vez Sandoval, quien lo inicia en el apostolado con los Negros, tra??dos esclavizados del continente africano. Este encuentro va a definir su vida futura.

En 1??611 viaja a Bogot?? para continuar sus estudios de Teolog??a y luego a Tunja con el ??nimo de terminar su formaci??n como sacerdote jesuita. Pero su ordenaci??n vendr?? m??s tarde, en la catedral de?? Cartagena, el 19 de marzo de 1616 por ministerio del Obispo dominico Fray Pedro de la Vega; cuando ya Pedro Claver habita el actual claustro que lleva su nombre.

Con su ordenaci??n se inicia formalmente su apostolado con los Negros, que se extender?? por 38 a??os de una labor evangelizadora y humanitaria con los oprimidos, hasta su muerte en 1654.

Testimonio de una mujer esclavizada que conoci?? al padre Claver: ???Era la general defensa y refugio de todos los negros y negras; a ??l recurr??an en todos sus trabajos?? en busca de consuelo y ayuda, porque no solo los consolaba de palabra, sino de obra, hablando a sus amos a quienes ped??a que no los castigasen ni molestasen in??tilmente???.

El 22 de abril de 1622, firma sus votos religiosos como “Petrus Claver, aethiopum semper servus” Pedro Claver esclavo de los esclavos para siempre.

“Pedro Claver es el santo que m??s me ha impresionado despu??s de la vida de Cristo”??Le??n XIII

Por esa ??poca llegaban a Cartagena de 12 a 14 galeones negreros por a??o. Y en cada uno se hacinaban de 300 a 600 esclavizados.

Parroquia de San Pedro Claver en Cartagena. Bajo el altar mayor reposan los restos de San Pedro Claver.

El santo muere

Las exequias de Pedro Claver el 8 de septiembre de 1654 se convirtieron en acontecimiento importante en Cartagena, pues circul?? la voz de que ???el santo hab??a muerto???. Sus reliquias mortales reposan en una urna de cristal, debajo del altar mayor del templo que lleva su nombre en Cartagena de Indias,?? e innumerables personas las visitan durante el a??o.

??Se acab?? la esclavitud?

Hoy, los Jesuitas de Cartagena y muchas personas asociadas a nosotros en el Santuario, contin??amos en la l??nea de acci??n que nos fue legada por ???el esclavo de los esclavos???.

Se reconoce hoy en d??a un avance en la aceptaci??n de los aportes que le ofreci?? a la nacionalidad colombiana la cultura de origen africano, pero se debe reconocer que queda mucho por hacer y hay que saludar la toma de la palabra de esta poblaci??n, que a la manera de la ???kandanga??? se viene oyendo desde los tiempos coloniales y hoy en d??a se ha intensificado.

La Constituci??n de 1991 ha abierto perspectivas nuevas, cuando reconoce a Colombia como un pa??s pluricultural, en el que la diferencia es celebrada como una riqueza.?? De vivir Pedro Claver en nuestros d??as, ??a qu?? le apostar??a?

Texto: San Pedro Claver (Horacio Botero G. S.J.

El 9 de septiembre se celebra la Fiesta de San Pedro Claver y es adem??s d??a nacional de los Derechos Humanos, en honor al mismo. (Ley 95 de 1985)
Leer más sobre Ley 95 de 1985

Novena de San Pedro Claver

Dios, amado padre nuestro, que creaste al hombre a tu imagen y semejanza y por medio de nuestro hermano Jesucristo que se entreg?? hasta la muerte, lo redimiste; te damos gracias por tus innumerables beneficios y por habernos regalado a nuestro Patrono San Pedro Claver, quien contribuy?? con sus fatigas al rescate de la dignidad de las personas desde su entrega incondicional a los esclavos. Te pedimos, por su intercesi??n, que nos ayudes a luchar contra las nuevas formas de esclavitud y a ponernos al servicio de los hombres, para que en cada uno de ellos rescatemos tu imagen y podamos vivir como hermanos.

Am??n. Padre Nuestro, Ave Mar??a y Gloria. Petici??n.

Pedro Claver naci?? en un hogar humilde y cristiano. Sus padres le ense??aron a ver a Jes??s en los pobres y despose??dos. Perdi?? a su madre cuando era un ni??o; pero un t??o suyo le ayud?? en los estudios. En el Colegio de Bel??n, en Barcelona, conoci?? los trabajos de los misioneros jesuitas en la india y en Am??rica. Quiso ser como ellos y entr?? a la Compa????a de Jes??s. El 8 de agosto de 1604 hizo sus primeros votos en Tarragona. Prometi?? al se??or ser pobre, obediente y casto para siempre. Desde entonces con mayor entusiasmo se empe???? en seguir a Jes??s cada d??a m??s de cerca y a entregarse totalmente al servicio de sus hermanos m??s necesitados. Mientras estudiaba filosof??a, y por consejo de su maestro, San Alonso Rodriguez, quiso dedicarse al trabajo misionero en Am??rica. Pidi?? a sus superiores que lo enviaran al Nuevo Mundo, y en 1610 lleg?? a nuestra patria, la que santific?? con su apostolado durante cuarenta a??os.

San Pedro Claver fue el primer jesuita que recibi?? la ordenaci??n sacerdotal en lo que hoy es Colombia, en Cartagena, el 19 de marzo de 1616. Desde ese momento se dedic?? a servir a los pobres esclavos negros tra??dos del ??frica en las condiciones m??s ignominiosas. Era para ??l un honor llamarse “el esclavo de los esclavos“. No se distingui?? como un gran orador, ni escribi?? profundos tratados sobre el problema de la esclavitud. Realiz?? su labor sacerdotal con dedicaci??n, atendiendo a las personas en todas sus necesidades, incansable en la tarea de anunciar el Evangelio y administrar los sacramentos. ??l es un modelo de respuesta vocacional al sacerdocio, digno de admirar y seguir por los j??venes de hoy.

San Pedro Claver era hombre de fe profunda. Se dej?? guiar por la mano del Se??or que lo impulsaba a consagrarse al servicio de los m??s pobres. “Dios lo haga buen cristiano“, hab??a escrito su p??rroco en la partida de bautismo, y ??l lo tom?? tan en serio que lleg?? a ser un gran santo. El Papa Le??n XIII, quien lo canoniz??, dijo: “Despu??s de la vida de Cristo, ninguna me ha conmovido tan profundamente como la del gran ap??stol San Pedro Claver

En su trabajo nunca persigui?? intereses particulares. Su fuerza y su entusiasmo proven??an de la fe y de su gran amor a Jesucristo que alimentaba con largas horas de oraci??n. Era tambi??n muy devoto de la Virgen Mar??a. En su juventud, estando en Espa??a, peregrin?? varias veces al santuario de Montserrat, y en Cartagena, dos d??as antes de su muerte, pidi?? que lo llevaran a la Iglesia para recibir la comuni??n y hacer la ??ltima visita a la imagen de Nuestra Se??ora del Milagro en cuya Capilla hab??a celebrado su primera misa.

Hablar de la vida de Pedro Claver es hablar de un hombre que supo descubrir con absoluta claridad su vocaci??n de cristiano. Deseaba seguir al Se??or por el sendero de la verdad y de la salvaci??n. A la par con su vocaci??n sacerdotal y religiosa, asumi?? su vocaci??n a la vida con y en Cristo.

Respondi?? al llamado del Se??or: edificar la iglesia, anunciar el Evangelio; esa fue su pasi??n. Cartagena, los innumerables esclavos que bautiz?? y evangeliz??, los prisioneros y enfermos que visit??, constituyeron el medio en el cual San Pedro Claver respondi?? a su vocaci??n misionera. Abandon?? su patria para ser ciudadano del mundo entero, sirviendo a los pobres y enfermos.

Si algo caracteriz?? a San Pedro Claver fue su sencillez, su humildad, su esp??ritu de sacrificio, la entrega total al Se??or y a los m??s pobres. El d??a de sus primeros votos escrib??a; “Hasta la muerte me he de consagrar al servicio de Dios haciendo cuenta que soy como un esclavo que se entrega al servicio de su amo, y procura con toda su alma, cuerpo y mente, darle gusto en todo y por todo“. Este hacerse esclavo y fiel servidor del Se??or lo demostr?? en su amor y respeto a los hombres que estaban sometidos a la esclavitud, a los que todos despreciaban y humillaban. Por eso firm?? sus ??ltimos votos como “esclavo de los esclavos para siempre“. Todo en su vida era testimonio de sencillez y servicio. Vivi?? pobremente; en su pieza almacenaba comida y medicinas para los enfermos, a los que ofrec??a su propia cama si era necesario y envolv??a en su manto a pesar de las enfermedades m??s repugnantes.

Este sentido de entrega y sacrificio culmin?? en los ??ltimos cuatro a??os de su vida, que pas?? reducido al lecho con una par??lisis agitante, hoy llamada mal de Parkinson. Sufri?? calladamente la soledad y el abandono. En medio de estos dolores nunca olvid?? los sufrimientos de sus hermanos.

San Pedro Claver supo conjugar en su vida la acci??n y la contemplaci??n. Toda su acci??n pastoral la desarroll?? siguiendo la motivaci??n de San Ignacio: “Hacerlo todo para la mayor Gloria de Dios“. Para lograrlo, alimentaba su vida apost??lica con la oraci??n sencilla y profunda.

Fue un m??stico en el verdadero sentido de la palabra. Supo ense??ar la manera de vivir una aut??ntica espiritualidad, no desencarnada, sino que llevara al hombre a comprometerse con el servicio de los dem??s.

Con la oraci??n fortalec??a su esp??ritu y sobrellevaba los reproches que le hac??an algunas personas que lo consideraban imprudente y caprichoso por la forma de tratar y acercarse a los esclavos negros.

Largas horas de oraci??n y meditaci??n llenaban los espacios de espera de los barcos negreros cuya llegada observaba desde la ventana de su cuarto que miraba al puerto principal de la ciudad.

San Pedro Claver, despu??s de bautizar a los esclavos, los llevaba al templo; tambi??n all?? instru??a a los que preparaba para el sacramento. Rompi?? todos los prejuicios raciales, culturales y religiosos. Algunos consideraban que su trabajo no ten??a sentido pues los negros no merec??an atenci??n ninguna. Las damas se quejaban de la incomodidad que les produc??a la presencia de los negros “malolientes y apestosos” en el templo, y dec??an que les era imposible orar devotamente y cumplir con sus deberes religiosos, porque el ambiente se les hac??a demasiado pesado. Llegaron a decir al padre Claver que o se iba ??l con sus negros a orar en una choza o no volv??an al templo. A lo cual respondi?? Claver con firmeza “mis negros est??n lavados con la sangre de Jesucristo, son hijos de Dios con los mismos t??tulos que ustedes“.

Soport?? que no lo entendieran y que lo tacharan de imprudente. Su actitud era la de Cristo que lucha contra la hipocres??a farisaica de la ??poca, la del profeta que denuncia el pecado de quienes esclavizan y deshonran a sus hermanos. Como muchos Santos de la primera iglesia, fue un hombre libre que sigui?? a Jes??s en su firme labor salvadora y liberadora.

La fe y el gran amor a Dios llevaron a San Pedro Claver a entregarse sin medida al servicio de los m??s pobres y olvidados, dedicando 38 a??os de su vida a la labor evangelizadora y humanitaria con los oprimidos. La mayor parte de su tiempo la dedic?? a trabajar con los esclavos negros. Cuando lleg?? a Cartagena ya hac??a un siglo que se hab??a establecido el tr??fico de esclavos. Los tratantes los compraban en el ??frica y los vend??an en el mercado de Cartagena como si fueran animales o un objeto cualquiera.

Claver conoci?? la horrible condici??n de los negros, y decidi?? dedicar toda su vida a ayudarles. Se comprometi?? a ser “esclavo de los esclavos negros para siempre“. Se acercaba a ellos con inmenso cari??o; como gesto de amor, besaba las llagas que dejaban en ellos los grillos y las cadenas. Curaba sus heridas y les llevaba alimentos y medicinas. Sol??a decir: “primero tenemos que hablar con el lenguaje de nuestras manos, y despu??s procuraremos comunicarnos con ellos por la palabra“. Al preocuparse por sus cuerpos, infund??a en ellos el respeto a s?? mismos y el aprecio de su dignidad como personas.

Con esto buscaba hacerles comprender el valor alt??simo del ser humano redimido por la Sangre de Jesucristo. Pero, no se limit?? a los negros; todos los d??biles y pobres eran objeto de su atenci??n. Visitaba a los enfermos en los hospitales, a los ancianos mendigos abandonados en tugorios, a los leprosos. Y llevaba con ??l a los alumnos espa??oles o hijos de espa??oles del colegio de los jesuitas, para ense??arles a servir a los m??s necesitados.

Pedro Claver afront?? la realidad de su ??poca: la esclavitud, instituci??n contraria en todo al evangelio, y que no ten??a para nada en cuenta el respeto y la dignidad de la persona.

Los eslavos procedentes del ??frica estaban en el m??s bajo pelda??o de la sociedad, incluso por debajo de los mismos ind??genas. El esclavo no ten??a ning??n derecho, no se pertenec??a, era incapaz de decidir por s?? mismo; en un objeto, un instrumento de trabajo. Se ten??a m??s consideraci??n a los animales, propiedad de los amos blancos, que a los esclavos negros, ??qui??n iba a interesarse por ellos?.

El Padre Claver rompe con los esquemas y con el orden establecido. No s??lo se muestra hermano de ellos, sino esclavo de los esclavos. Su actitud fue una forma prof??tica de proclamar los Derechos Humanos, de promover la liberaci??n integral del hombre. Con raz??n hoy se le llama el Precursor de los Derechos Humanos en Colombia.

Con su actitud de servicio, proclam?? a los hombres de entonces: que todo ser humano es una persona y debe ser considerado como tal, respetando su dignidad. Que nadie puede sentirse superior o humillar a otro por su condici??n social. Que todo hombre es hijo de Dios, y por tanto debemos ver su imagen en cada uno de nuestros hermanos, especialmente en el rostro sufriente del pobre, del desprotegido y del enfermo. Que la persona y la comunidad dignifican el trabajo, el cual no puede ser un medio para explotar o esclavizar al hombre.

 

Dios padre misericordioso que nos diste a San Pedro Claver como especial patrono de Colombia, conc??denos imitarlo en su amor preferencial por los m??s pobres y en su gran aprecio de la dignidad humana, de suerte que podamos ser testigos del Evangelio liberador en medio de todos los pueblos y contribuir a la edificaci??n de tu reino en el mundo. Am??n.